El tiempo que paso con mi hija ¿es tiempo de calidad?

Esta preguntita me rondaba la cabeza de cuando en cuando. Desde que soy madre, es decir, desde hace dos años y cuatro meses, he pasado por todas las modalidades de “casa-trabajo”: he sido madre a tiempo completo en casa, madre que trabaja en oficina, madre que trabaja dentro de casa y también consultora; y puedo afirmar que ninguna de las modalidades es más fácil que la otra; pues en todas me faltaba ese “tiempo de calidad” para estar con mi hija.


Todos suelen pensar que si estás en casa como madre full time o trabajas desde casa tienes mucho, muchíííísimo tiempo para disfrutar de tu hijo(a) y poder compartir hermosos y mágicos momentos en el día a día. Déjenme contarles que nada más difícil y lejos de la realidad. Hemos de diferenciar el tiempo de atención, esto es, el que conlleva atender a tu bebé o niño en sus necesidades básicas como la alimentación, vestido, baño, lavado de ropa, así como ordenar, limpiar, etc.; y si tienes dos o más hijos se va multiplicando de manera automática; muchas veces la atención del bebé se come todo el tiempo de disfrute que desearía la mamá tener con su niño, ese maravilloso momento donde el vínculo madre-hijo(a) se desarrolla sin picos de estrés y cansancio, vale decir, tiempo de calidad, donde ambos pueden disfrutar su apego, olerse y jugar. Sí, jugar, ¡a las mamás también nos encanta jugar con nuestros hijos!  

Muchas veces me he sentido mal porque no me alcanzó el día para darle ese famoso tiempo de calidad a mi bebé, solo llegué a atenderla y no pude jugar, tuve que contestar una llamada, trabajar, me quedé atascada en el tráfico, tuve que hacerla dormir rápido para seguir trabajando; o me sentí muy mal porque llegué tarde del trabajo y ella me esperaba para dormirse, se durmió en cinco minutos, la vi cinco minutos,  estos y muchos escenarios me hacían pensar que ese famoso tiempo de calidad era ¡odioso! ¡Jajjajaja!

Pero recordemos que, como seres humanos, la crianza ha de darse en tribu, la madre debe recibir contención de los miembros de la familia y poder disfrutar del “tiempo de calidad” con su bebé, y también no sentir culpa y aprovechar el día como venga.

Como madre puedo decir que el tiempo de calidad es esas dos, una o media hora que nos demos enteras a nuestros bebés, sin sentirnos culpables, sin juzgarnos nosotras mismas. Si solo alcanzamos a la hora del baño, pues será el baño más divertido y jugaremos y lo disfrutaremos; si solo tenemos 30 minutos para un cuento y una canción, será el cuento y la canción más hermosa del mundo, pues nuestro amor no tiene por qué ser medido en minutos ni horas, porque además no todos los días son iguales y nuestros niños saben también que hay días que los compensaremos.

Tip de mamá: haz una cita con tu bebé o niño a la semana, sí, desde ya agéndala y ese día y hora que sea sagrado, verás cómo al pasar el tiempo será su momento mágico. Las “citas” tanto con mamá como con papá. De preferencia sal de la casa, anda al parque o a dar un paseo.

Fer y yo nos vamos de cita.

Amo ser mamá.

Mamá black.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *