“La mamá de FER”, mi chamba más importante

Sí, yo soy una de esas mamás que pusieron un alto a su carrera profesional para dedicarse a ser mamá a tiempo completo. ¿Fue una decisión fácil? De ninguna manera. ¿Fue la correcta? Si, amo ser mamá.

Cuando mi barriga iba ocupando más espacio en el planeta, ya por los siete meses, esa idea que me rondaba de cuando en cuando la cabeza que el tiempo de licencia de maternidad no me sería suficiente se hacía más y más fuerte. Creo que no solo era mi vientre que crecía y veía cada vez más cerca la idea de tener a un bebé que dependería solo de mí, sino de cómo yo proyectaba mi vida, mi felicidad como persona y como familia.

Estas ideas ligeras yo ya se las iba comentando a mi esposo, y claro que pensaba que no era muy justo dejarle toda la carga económica a él…sin embargo y ahora lo digo con experiencia vivida no es nada fácil echarse al hombro la responsabilidad del bebé estando tu en casa 80% del tiempo y tu esposo el 20%. Bueno así conversábamos e iban pasando los días hasta que a los 8 meses y medio, ya no di más… algo muy dentro de mi sabía que yo no podría ser feliz estando solo 3 meses con mi bebé, que no solo ella me necesitaba a mi, sino yo a ella, que yo quería ser su mamá al 100% y eso implicaba quedarme en casa y renunciar por un tiempo a mi crecimiento profesional y ser mamá de mi bebé y acompañarla durante un año. Era algo que yo deseaba desde el fondo de mi corazón hacer.

Así que acto seguido cogí mi Excel jajaja (loca Excel) y junto con mi esposo hicimos una re-reducción de costo fijos y nos ajustamos increíblemente, y bueno con números en mano y por nuestra hija, ambos convencidos que mi permanencia con la bebé era lo mejor para ella, decidimos que me quedará en casa un año.

Ahí no termina la dificultad  de esta decisión, pues a nivel personal con quedarte en casa, significa no tener vínculo diario con tus amigos del trabajo, tus reuniones, cocteles, eventos, que giran en torno al trabajo, la tranquilidad de tu oficina, tu escritorio, tu pago a fin de mes, tus beneficios, entre varios otros.

A cambio, y esto solo lo sabe una madre, descubres y experimentas EL MÁS PURO AMOR día a día. Descubres todos los significados del idioma de los llantos, tú y tu tetita son la más grande calma para tu bebé es casi mágico. Ame cada vez que portee a mi pequeñita, te vuelves experta en cambio de pañales y cambio de ropa, estuve ahí cada noche, cada mañana, me envolví del olor más hermoso que solo tiene tu bebé. Lo disfrute, me agote y lo volvi a disfrutar.

¿Lo volvería a hacer? Sin duda. A la fecha, ser “la mamá de FER”, ha sido mi chamba más importante.

 

 

Amo ser mamá.

Mamá Black.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *